Nueva planta de residuos en Rosario y la polémica

Desde el auditorio Parque de España de Rosario y ante un público de militantes kirchneristas la intendenta socialista de Rosario Mónica Fein explicó a la Presidenta de la Nación, Cristina Kirchner, y por teleconferencia, de qué se trata la planta de tratamientos de residuos que se construirá en el oeste rosarino. “Es muy importante para nosotros la concreción de esta obra clave para el desarrollo del medio ambiente”, dijo la intendenta de Rosario a través de la pantalla y destacó que ” Rosario ha sido pionera en lo que es higiene urbana, somos una ciudad que tenemos contenedores metálicos, que tenemos separación en contenedores en la ciudad que han sido también aporte del gobierno nacional, y hay más de 200 instituciones que reciben material para hacer reciclado”, la planta de residuos rosarina “pasará a ser la más moderna del país, por su escala de tratamiento de residuos y por la tecnología a utilizar, ya que, a diferencia de las que funcionan en otras ciudades, aquí no será a cielo abierto, sino en un galpón con todas las medidas de seguridad”. El  monto a invertir llega a 14 millones de pesos

Rosario, al igual que otras ciudades del mundo, tiene un compromiso de “Basura Cero”. Es un plan que apuntan a disminuir gradualmente la basura llevada a disposición final, o incineración, eliminando vertederos y basurales a cielo abierto. Desde las organizaciones que siguen el plan “Basura Cero” se comunicó que esta planta poco puede hacer si no funciona adecuadamente la separación en origen, no implementada en toda la ciudad de Rosario ” “Hoy en día es imposible abastecer esta planta con materiales separados en origen, ya que apenas se recolectan entre 3 y 4 toneladas diarias de residuos separados. Pero esperamos que la Municipalidad se decida a promover en serio la separación y que en un futuro la planta pueda trabajar con materiales previamente separados”.

Durante el acto de este martes un miembro de la organización “Somos Agua” intentó llamar la atención de la Presidenta y coló un cartel que quedó en manos de un funcionario municipal. Son vecinos que defienden la cascada y el arroyo saladillo, un foco de contaminación que no se soluciona.

“Queremos una cascada de agua limpia. No deshechos” decía el cartel.  El ambientalista Gonzalo Gorostarzu, que intentó en vano  hacer este llamado en medio del acto, dijo a  Rosario 3 “la cuenca del Saladillo desemboca en el Paraná, arrastra materiales pesados, deshechos, y los afluentes de las cloacas vuelcan en el canal” y agregó  “No tenemos ningún informe de saneamiento, pedimos la lista de empresas que fueron advertidas sobre la contaminación y tampoco nos las dieron”.

“Somos agua” viene trabajando este tema desde 2008 sin respuestas oficiales.

Deje su comentario

*