Los desastres de fukushima

El mundo asiste a las pruebas más contundentes del peligro de la radiación usada con fines pacíficos. El 11 de Marzo de este año, un terremoto y posterior Tsunami dañó severamente a la Central Nuclear de Fukushima, en Japón, una de las 25 más grandes del mundo en su tipo. Desde entonces Fukushima no ha dejado de emitir radiación descontrolada y promete décadas de contaminación.

En los últimos estudios realizados por el Ministerio de Medio Ambiente de Japón se encontraron altos niveles de radiación en algunas ríos de la prefectura de Fukushima y la radiación en el mar también sigue siendo elevada.  El informe publicado indica  que al norte, en el río Niida,  los niveles de cesio radiactivo eran de 3.200  becquerelios por kilo, en el mismo río, en su cauce, llegaron a 13.000 becquerelios.  Es decir que río arriba han disminuído los niveles de radiactividad pero se triplicaron en su desembocadura, según publica Europa Press.

Otro informe publicado en diarios europeos indica que un grupo de investigadores afirma que el cesio radiactivo emitido por derruída central de Fukushima 1,  podría haber contaminado el suelo en la isla de Hokkaido y algunas de áreas del archipiélago como Chugoku y Shikoku, que están a más de 500 kilómetros.

“La prefectura de Fukushima, en su conjunto, está altamente contaminada”, afirma el estudio.  Ya afecta a los cultivos de arroz y de té en la región, incluso la ciudad de Tokio está cubierta, literalmente, de partículas radioactivas. Muchas escuelas realizaron limpiezas descontaminantes en sus patios, la misma consiste en el retiro de la primer capa de tierra. El mejor de los pronósticos afirma que debido a este desastre, la producción y la salud se verán afectados los próximos 30 años, que es lo que tarda – en principio – el cesio en degradarse.

Deje su comentario

*