La verdadera crisis energética

La Agencia Internacional de la Energía hizo en estos días un llamado pidiendo medidas urgentes a los Gobiernos, para que utilicen de la mejor manera los recursos energéticos que disponen.

María van der Hoeven, directora de la AIE, fue contundente: “el mundo se encamina hacia un futuro energético insostenible”, dijo en la presentación del informe anual de energía y pidió a los gobiernos que no hagan los distraídos y pongan cartas en el asunto.

La crisis europea, el accidente nuclear de Fukushima, en Japón, y el petróleo que cada vez está más caro, son el escenario en el que el mercado de la energía se mueve sin saber con qué rumbo. A esto se suma la decisión de Alemania, celebrada por los ambientalistas, de recortar el uso de energía atómica en el país que pone un freno a su crecimiento.

Para la AIE la demanda de petróleo crecerá, de la mano de países emergentes como China, en los próximos 20 años, aunque bajará en la Europa en crisis. “El incremento de la utilización de petróleo se producirá a pesar de algunos impresionantes avances logrados en el ahorro de combustible en numerosos países. Aunque están surgiendo tecnologías alternativas aplicables a los vehículos, estas necesitan tiempo para ser comercialmente viables y lograr introducirse en los mercados de forma significativa”, dice el informe.

La realidad es que los  87 millones de barriles diarios actuales alcanzarán en 2035 los 100 millones.  Demás está decir que es necesario invertir en políticas energéticas limpias, ya que esta situación no hará más que acentuar el efecto invernadero provocado por los gases de combustión.  La agencia pide a los gobiernos ampliar las ayudas y subsidios a las energías renovables, aunque no precisa qué posición toma con respecto a la cuestionadísima energía nuclear, que cuenta en Argentina con especial impulso oficial.

Deje su comentario

*