El Puyehue y la naturaleza

Chile posee alrededor de 3000 volcanes, la mitad de ellos activos y 60 de ellos han tenido erupciones en los últimos tiempos.  El Puyehue forma parte del complejo volcánico Puyehue-Cordón Caulle, del que son parte también el Cordón del Caulle y la  Cordillera Nevada en la cordillera de los Andes.  El parque nacional Puyehue tiene un paisaje bello, con laderas de lavas recientes, aguas termales y geiseres.
El 3 de Junio pasado el volcán comenzó a emitir cenizas a lo largo de una fisura de 2 km desde el cráter mismo, una erupción moderada pero de alerta roja. La nube alcanzó un día después los 10 mil metros de altura y se desplazó hacia el este alcanzando con sus cenizas a varias ciudades Argentinas, lo que ha tomado revuelo en los medios por los problemas de todo tipo que ocasiona el polvo volcánico en grandes cantidades sobre las comunidades.
En Bariloche se suspendieron las clases y falta el agua y la luz por estas complicaciones que se suceden en otras ciudades patagónicas.
No hay que olvidar que los volcanes y sus erupciones han condicionado la vida en el planeta desde siempre.
Los especialistas indican que la actividad volcánica puede durar semanas o meses, con distintas intensidades, por lo que la población de las cercanías debe estar alertada permanentemente.
El aumento de calor provocado por el volcán puede originar derretimientos masivos de hielo, avalanchas, conocidas como laares, de acuerdo a lo que las autoridades vayan detectando, si son de gravedad deberían realizarse evacuaciones preventivas.
En el ambiente las consecuencias son diversas de acuerdo a la intensidad y duración que tenga el fenómeno. Cuando estas situaciones son extremas pueden provocar cierto grado de enfriamiento climático, especialmente al generar una pantalla que impida el ingreso de la luz solar, además de contaminación del suelo y del agua, pérdida de cosecha, ganado y animales silvestres si  la ceniza cubre la vegetación de la que se alimentan.
Para la población esta forma de contaminación natural puede afectar las vías respiratorias y la piel, si es que no hay una evacuación que aleje a la gente del peligro.  Muchos estudios consideran como más graves el fenómeno de la contaminación presente en la atmósfera, por culpa de la actividad humana o el cotidiano daño que hacemos con el uso de los aerosoles.
Hay otras investigaciones  que analizan lo que ocurre después en estas zonas castigadas por los volcanes.  Estudios de la Universidad de Berkeley, California,  demostraron que las plantas simplemente aumentaron su eficiencia durante el proceso de fotosíntesis, absorbiendo más dióxido de carbono, y adaptándose a la falta de luz. El suelo con los años gana en riquezas y se regenera un biosistema muchas veces más fuerte que el anterior, el daño es más grande para los bienes e intereses humanos que para la naturaleza misma.

Fuentes: Locos por la ecología / Lainformacion.com / Eco Lógico

Deje su comentario

*