12 de Junio: Día Mundial contra la Contaminación Acústica

contaminacion_acustica1

La conciencia medioambiental está ligada al reciclaje, al consumo eficiente e inteligente de energía, y al recorte de emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera, sin embargo para los habitantes de las ciudades, esos espacios con pocos árboles y mucho cemento, la principal preocupación es la contaminación acústica. Es el primer problema que hay en las grandes ciudades y la principal queja ciudadana, que pide silencio para descansar, trabajar y vivir.

Hay áreas de las ciudades que tienen niveles sonoros que traspasan los permisible, no solo por el tráfico intenso sino por el bullicio de la gente en actividades de diversión o protesta, no nos olvidemos de nuestros piquetes y marchas, habituales en centros urbanos.

Todo emite ruido: bares, restaurantes, supermercados, boliches bailables y hasta una esquina con semáforos. También las industrias suelen acompañarse de emisiones sonoras molestas, una forma de contaminación que también daña la salud.

Federico Miyara es Profesor Adjunto en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Rosario, donde ha fundado el Laboratorio de Acústica y Electroacústica, ha realizado importantes estudios sobre el ruido en la ciudad de Rosario, en ellos encontramos información muy interesante.

Teniendo en cuenta que el nivel de ruido máximo aceptado es de 65 db, Miyara destacó que el ruido en el interior de los colectivos, en la zona del asiento del conductor es de 82 db. Un colectivo detenido emite 70 db de ruido y llega a las 88 cuando acelera en las esquinas.

En algunas calles céntricas de esta ciudad, durante el día, los picos frecuentes de ruido llegan a los 83 db, y hay algunos escasos de 89 db, las ordenanzas municipales solo permite hasta 75 db. En general, advierte el estudio, el nivel de ruido supera 10 db lo permitido, aún en calles silenciosas.

En las inmediaciones del sanatorio PAMI I se llegó a medir a las 3 de la mañana un ruido ambiente de 64 db con picos de 66 db, a causa de un local de diversión próximo, hasta 30 db más de lo permitido en esa zona. En la zona de Sarmiento y Gaboto, con dos centros de salud importantes, el tránsito midió hasta 92 db, pasan por allí muchas líneas de colectivos.

Una encuesta realizada en Rosario indicó que el 90 % considera que el ruido es un contaminante ambiental y un 82 % considera que es intensa o muy intensa acusando a las motos y colectivos por la situación.

Deje su comentario

*