Vienen por el Oro

Un documental que tardó 7 años en concretarse. Y que cuenta una historia común a muchos pueblos a los que la minería seduce y que termina dañándolos. En este caso es la lucha de los vecinos de Esquel por evitar la instalación de una minera.

Los directores de “Vienen por el Oro, vienen por todo”, Pablo D’Alo Abba y Cristian Harbaruk, llegaron a Esquel a fines del 2002 y decidieron filmar las marchas que se oponían al proyecto minero de gran escala que se iba a enclavar en los maravillosos paisajes del lugar. La empresa Meridian Gold compró en su momento la mina El
Desquite, ubicada a 7 km de Esquel, en U$S 270 millones. La idea de la Meridian era instalar una mina de extracción y fabricación de barras doré, una aleación de oro y plata muy cotizada en el mercado.

Para sacar el mineral de la roca se utiliza cianuro en grandes cantidades, un elemento muy tóxico que puede llegar a contaminar el ambiente y el agua. Es así que nacieron los “Vecinos autoconvocados” que realizaron marchas contra la explotación y obligaron al estado a realizar un plebiscito y a prohibir el cianuro en la zona. La consulta popular fue elocuente: un 85 % de la población estaba en contra de la instalación de esta minera que iba a “pulverizar” el paisaje y el ambiente.

Para los directores del documental “La indignación que nos generó conocer la legislación de minería aprobada durante el gobierno menemista, resultó abrumadora. La misma no contempla restricciones de explotación de estos proyectos siquiera en parques nacionales o áreas protegidas” y sabían que las empresas mineras abandonan los proyectos diez años después dejando montañas de residuos tóxicos y el ambiente destruido. Lamentablemente el poder político siempre apoyó a las empresas que disponen de millones de dólares para devolver los favores. Esquel logró frenar el proyecto y evitar la explotación pero la minera sigue establecida en el lugar: “Da la sensación que están haciendo un trabajo de “cateo” entre los habitantes, tomando muestras de los diferentes grupos sociales. Entre otras actividades, involucrándose en ayuda social entre los más necesitados. ¿Será que la empresa minera intenta revertir su imagen, para volver a la carga con el emprendimiento?”.

El documental se estrena en Argentina en el ámbito del Malba, Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, luego de haber recibido premios en el exterior y en Argentina. Cuenta con la narración en off de la actriz Julieta Díaz. En la nota de los directores que acompaña la difusión de este trabajo, ellos mismos nos explican: “Nos motiva pensar que divulgar la victoria del No a la Mina que se dio en Esquel, logre despertar una reconsideración de la legislación minera y un replanteo sobre la importancia de la conservación del medio ambiente. Son los primeros pasos que este tipo de explotaciones mineras están dando en la Argentina. Da la sensación que aún estamos a tiempo. Que no resulta necesario regalar nuestro patrimonio. Muchos menos a costa de nuestra salud. A alguien le tiene que importar. Y a nosotros nos importa contar esta historia. Estuvimos ahí mucho tiempo, junto a ellos, durante meses y queremos compartir su historia.”
Fabi’an Scabuzzo

Fuente: http://www.vienenporeloro.com.ar/
Trailer: http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=tWZBtmaLn-o&gl=AR

Deje su comentario

*