Deforestación “A la Cordobesa”

El estudio del Instituto Multidisciplinario de Biología Vegetal  de la Universidad de Córdoba es alarmante: “las tasas de deforestación sufridas por los bosques cordobeses no tienen parangón a nivel mundial, superando incluso a las correspondientes a bosques tropicales en otros países pobres”.

“Aún cuando la agricultura moderna ha logrado incrementar la producción de alimentos y fibras, al tiempo que aumentaba su demanda, los cambios en el uso de la tierra han desencadenado problemas ambientales a diferentes escalas, constituyendo la manifestación más evidente de la actividad humana sobre la biosfera. Tales transformaciones del territorio han ocasionado la pérdida de hábitats y biodiversidad, la alteración de la estructura y funcionamiento de los ecosistemas y la disminución de su capacidad para sostener la provisión de servicios (regulación del clima, producción de oxígeno, mantenimiento de la calidad del aire y del agua, desarrollo de los suelos, reciclado de productos de desecho) y recursos vitales (alimento, fibras, agua dulce, productos forestales)”,  dice un extracto de esta investigación firmada por los expertos Marcelo Cabido y Marcelo Zak.  Y agrega: “Lamentablemente Córdoba constituye el más dramático ejemplo de esa realidad: los procesos de expansión de la agricultura en los departamentos del norte cordobés, entre 1970 y 2000, ocasionaron la pérdida de más de 10 mil km2 de bosques xerófilos estacionales (chaqueños) por conversión a cultivos anuales, principalmente soja. También el precio diferencial de la tierra en relación a sus altos valores en la ecorregión pampeana, sumado a un proceso de concentración de su propiedad en manos de grandes capitales, han promovido elevadas tasas de deforestación. En algunos territorios, (nuevamente el norte de Córdoba se presenta como ejemplo “de libro”), tales tasas han alcanzado valores entre los más altos del mundo”.

La deforestación de la provincia mediterránea es tal que de 120 mil km2 de bosques a principios del siglo XX hoy hay solo 6400 km2, 10.600 km2 de bosques de sustitución y 9600 km 2 de matorrales.  Apenas sobreviven un 14 % de los bosques que supo haber hace 100 años.

Un 40 % de la superficie sin hielos del planeta es explotada por la agricultura, son tierras que supieron tener bosques, pastizales y sabanas naturales. Muchos de los problemas ambientales que vivimos son ocasionados por la falta de bosques tropicales, en el aumento de temperaturas medias  y  en las emisiones de dióxido de carbono, casi un 30 % del total debería ser filtrada por árboles que ya no están.  La biodiversidad global está amenazada y Córdoba es un ejemplo cercano.

Fuentes: Millennium Ecosystem Assessmenmt y  blog Eco Lógico La Nación.

Deje su comentario

*