Buenos Aires, con un cero en medio ambiente

Los detalles son pavorosos: Buenos Aires lidera el triste ránking de las ciudades en donde el desarrollo de saneamiento, calidad de aire y manejo del agua dejan mucho que desear, en comparación de ciudades como Cutiriba, Brasil, o Montevideo en Uruguay.

El año pasado The Economist realizó una investigación, el Latin American Green City Index,  para calificar, desde el punto de vista socio territorial y ambiental, las ciudades sudaamericanas.  Se suma al estudio que presentó hace poco las Naciones Unidas que calificó al estado socio territorial porteño como el peor de su historia. Buenos Aires no cumple con los estándares del medio ambiente: por la forma en que utiliza la energía, el nivel – sin control – de las emisiones de gases, el desarrollo de los sistemas de transporte, la gestión de los desechos y el uso del agua – de la que se desperdicia más del 40 % en caños rotos – ubica a la “Reina del Plata” por debajo de Montevideo y muy lejod de Curitiba, ubicada como un ejemplo regional en estos temas. El informe aclara que Buenos Aires es una de las ciudades con PBI más alto de Sudamérica pero esto no influyó positivamente en la cuestión ambiental. Un detalle que llamó la atención de The Economist  es el uso del agua en esta ciudad argentina, y nos atrevemos a decir que no cambia en las otras ciudades grandes del país. “Si bien casi la mayor parte de la población tiene acceso a agua potable, los habitantes tienen el promedio de consumo más alto de la región: 669 litros por día por habitante. Esto implica más del doble del promedio de las otras 16 ciudades que es de 264 litros”, advirtió y agregó que “ un 41% del recurso se pierde por fugas”.

Pero hablemos de Curitiba, para saber qué es lo que no se hace;   es  la ciudad más verde de la región  y es un modelo de gestión ambiental que suele inspirar a otras ciudades latinoamericanas.  Allí se consume 25% menos combustible que otras urbes del mismo tamaño, con una reducción significativa de la emisión de gases contaminantes.

El llamado “modelo Curitiba”  es una organización del espacio público con muchos espacios verdes, especialmente en las zonas más caóticas del centro, y un eficiente uso del transporte que resulta tan bueno que el 70 % de la población los usa en detrimento del automóvil.

Los planes de reciclaje y manejo de residuos de esta ciudad brasileña la convierten en la más avanzada del cono sur, elimina el 100 % de sus desechos de forma limpia, con normas muy estrictas que regulan sus rellenos sanitarios. “La razón fundamental por la cual Curitiba tuvo un extraordinario desempeño es la de haber aplicado durante mucho tiempo un enfoque integral en relación con el medio ambiente, lo cual es bastante inusual en el resto de la región”, cuenta el informe que pone de ejemplo a esta ciudad en contraposición con la capital de nuestro país.

Fuente: Télam

Deje su comentario

*