Más verano en el año

El panorama  no es alentador: retroceden los hielos continentales, disminuyen las lluvias en la zona cordillerana y aumentan en la pampa húmeda con intensidad y frecuencia crecientes de eventos meteorológicos inusuales, todo esto estña asociado al cambio de los aumentos promedios de temperatura.

“En la mayor parte del país las temperaturas máximas disminuyeron y las mínimas aumentaron” – explica  Mario Núñez, director del Centro de Investigaciones del Mar y la Atsmósfera – “las diferencias entre máximas y mínimas se achicaron, eso hace los inviernos más agradables.”

Pero también convierte a los veranos en un infierno, especialmente cuando la temperatura mínima se acerca a la máxima y hay noches de 30 grados, desapareciendo las noches frescas del verano, un alivio de las jo.  las temperaturas medias argentinas se han elevado, los veranos son más largos, invadiendo al otoño.

A la vista está la situación en los hielos, más de 40 glaciares patagónicos están en retroceso, uno de ellos es el glaciar Frías, del monte Tronador, en el Parque Nahuel Huapi, retrocedió siete metros por año entre 1850 y 1900, 10 metros entre 1910 y 1940 y  36 metros entre 1976 y 1986.  Un fenómeno preocupante.

Deje su comentario

*